Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

domingo, 13 de noviembre de 2011

Que difícil escribir esto.



Dichoso es el tiempo,las prisas se acelera sin cesar,las horas,los días,las semanas,los meses y los años pasan cada vez más deprisa.Conocemos y apreciamos el tiempo,pero también desconocemos frecuentemente el valor del tiempo.Y por eso a veces desaprovechamos abundantemente y dejamos que se nos escape de las manos sin darnos cuenta de ello.
Lo mismo puedo decir que el tiempo es todo para mí o que el tiempo es nada.Es nada porque pasa rápidamente como una estrella fugaz y muere apenas nacido.Es todo porque es la moneda con la cual debo canjear la eternidad;según este criterio nunca podré apreciar suficientemente aquí en la tierra,porque sólo los bienaventurados y los condenados lo juzgan debidamente.

Cuando el  Señor me rinda cuentas,solo hay un verdadero capitulo de resposabilidades: la manera como he aprovechado el tiempo que se me ha concedido.Pero el tiempo se pierde,y se pierde de muy diversas maneras.El  Señor no cuenta los años;los pesa.No mide lo que se gasta sino por su aprovechamiento.El Señor no paga las horas vividas,sino las horas empleadas.Por eso estoy convencido de que no todo pasa por alto,de que las situaciones no sólo son casualidades y que nada pasa el tiempo sin dejarnos una gran huella marcada para toda la vida.






.