Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

domingo, 1 de agosto de 2010

No al cierre de la Iglesia.

Menuda noticia enlace.
Lo sabía, excelentísimo.Usted lo sabía,pero ésa es su cruz y la acepta;sabía que iba a alzarse,airando,el clamor de los reaccionarios.
Es que hoy no es posible predicar buenamente la Verdad a los católicos.Porque sucede algo en su partido,aparecen cada día más individuos que afirman ser católicos aunque no practican los sacramentos ni creen que Cristo es el Hijo de Dios,y sólo van a misa cuando son convocados a funeral político,boda de aristócrata,o acto social programado en honor folklórico de un santo o patrón.
Soy un negado para esta noticia,no consigo metérmela en la mollera.No creo que sea nuestra litúrgica lo que le molesta,es nuestra fe,nuestra manera de vivirla,porque somos lo que usted no es,porque hacemos lo que usted no hace.Se pone su banda de Alcalde y se siente alguien,siente el poder y lo ejecuta. Excelentísimo vivimos días aperreados,y locos;no hagan que cada vez entendamos menos de su política social.

Como usted sabe muy bien,no soy político,nunca lo fui,sólo espectador de la cucaña,el tejemaneje,la emoción y nada más.Sin embargo,me temo que la política que hace su partido está dejando de ser para mí un espectáculo y empieza a ser agresión personal.Declaro que le respeto,creo en usted y no tengo el menor deseo que dimita y como católico que soy,padre de familia y comprometido,lamento profundamente que haya personas que,aún pareciendo estar dentro de la propia Iglesia,se dediquen a perder el tiempo y hacerlo perder a los demás intentando echar por los suelos el trabajo y esfuerzo desinteresados de otros.
Cada vez lo veo muy claro,es evidente que Cardenal Martínez  Sistach no sabe dirigir la Diócesis.

Cerrar la Iglesia para acoger un centro de menores ¡NO!
 Mataró tiene terrenos para acoger,albergar un centro de menores.



"Es posible contemplar con optimismo el
 futuro que estamos construyendo para
 nuestros hijos"
                 Adolfo Suárez.