Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

martes, 4 de mayo de 2010

Cada vez veo más cruces en las carreteras.

Ahora que hace buen tiempo,algunos fines de semana (no siempre) mis obligaciones tengo en mi casa;salgo almorzar con mis compañeros moteros.Las noticias me sorprenden con el número de accidentes de carretera.¡Cuántos son los que fallecen,los que quedan lesionados o mutilados por el resto de sus vidas! ¡Cuántas lágrimas vertidas en muchos hogares!.
El problema del tráfico es un problema más bien ético.Todo tiene que ver con nuestra conducta y responsabilidad.Como conductor tengo la obligación de evitar,en lo posible,cualquier accidente de tráfico y velar por la seguridad y el peligro de muerte.Es decir,hay que cumplir seriamente el gran principio del Decálogo: "No matarás".

Veo en las carreteras "Niñatos inexpertos" que se sienten moteros o pilotos de carreras que sólo actúen pensando,por ejemplo,en demostrar la potencia de la moto,coche en exhibir su propia pericia en adelantamientos imprudentes,como si estuvieran conduciendo en una carrera GP-F1,en altos excesos de velocidad.
Y los ciclistas,también hay que decir que les incumbe el deber de cumplir las normas de tráfico,porque sus imprudencias abundan y,a veces, son causas de accidentes lamentables.
Como profesional de mi trabajo por desgracia veo a menudo accidentes de tráfico y una educación cívica válida,apoyada en el respeto a la vida propia y a la del prójimo se salvarían vidas y sufrimientos.
Cada vez veo más cruces en las carreteras.