Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

sábado, 12 de septiembre de 2009

Mi niño,mi ego.

Eligir una profesión ,casarme,traer un hijo/os al mundo... son actos que se basan mucho más que un brote de esperanza que en cualquier tipo de razonamiento.
No se que esperanzas tengo hoy de que el día de mañana será una persona sana,que vivirá muchos años,que amará la vida que yo y mi mujer le hemos dado y que crecerá feliz con valores cristianos;y más cuando se piensa en los peligros a que está expuesto mi hijo,parece una insensatez arrojarlo en medio de semejante jungla urbana.
La única y verdadera certeza es mi esperanza y la de mi mujer ,en mi firme decisión de velar por él y de trabajar día a día y dar gracias al Señor para conjurar los sombríos presagios: le quiero tanto,le perdonaré tan a menudo,le soportaré tan pacientemente,confío tanto en él,que acabará sabiendo amar y esperar mejor aún que yo.

Espero que la nueva generación tengan una serie de méritos que nos permitan esperar un futuro mejor.Hoy en día constatamos una desvalorización del trabajo.Para los jóvenes,la felicidad no se encuentra ya en la profesión,sino en el amor.Ya no quieren vivir para trabajar,sino trabajar lo justo para vivir.
Kierkegaard nos advierte: "El mayor de los peligros,que es el de perder el propio yo,puede pasar inadvertido,como si no tuviera importancia,pero la pérdida de un brazo,pierna o de cinco euros se advierte de inmediato".