Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

jueves, 26 de marzo de 2009

Sigue siendo un misterio...

Jesús vino a dar testimonio de la verdad,a revelar a Dios y a glorificarlo.Este es el fin principal de su Encarnación y de toda su misión en la tierra.Jesús vino a salvarnos.Esto está recogido de manera particular en los Evangelios;ellos nos expresan como El habló y actuó.En ello ve su misión propia,ello es la base de su sacrificio y para ello funda su Iglesia.

Jesús seguirá siempre siendo un misterio para mí.Pero este misterio inunda el mundo;se da ya aquí en otros aspectos.Sobre todo,por el hecho de haber sido y seguir siendo el más amado,el más querido y el más odiado de todos los hombres.Se le odia gratuitamente,a muchos siglos de distancia,como si viviera hoy (porque vive hoy); y también se le ama.Nada ni nadie ha sido tan besado como un crucifijo.Pero Jesús será siempre triunfador de fe.Hoy deja su triunfo en nuestras manos y no comprendo cómo es posible que la mayoría de las personas mueran sin conocerlo y sin amarlo,si no expresamente para ellos.Nos da su talentos,que a veces no explotamos.Hay que hacerse cargo de esta misión;hacer que ese misterio sea solo de amor y no de odio.

Sólo aquel que ha creado el mundo puede cargar con la cruz.¡Tratemos de no desviar la mirada ante el sufrimiento de los demás!!!. La solución al misterio del mal no la tiene la filosofía,ni si quiera la teología;la solución radica en la acción de todos y cada uno de nosotros. Pienso que el Laicismo es una herejía singular de estos últimos tiempos,que ha tenido contra si la saña de todos los que aborrecen a Jesús.He aquí un hecho que nadie puede desmentir,porque ha pasado a la vista de todos.