Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

martes, 3 de marzo de 2009

Nuestro peor enemigo,la sociedad de consumo


  El peor enemigo del amor es el hábito de la sociedad de consumo.Ya no se crea,ni se conserva,ni se repara: se cambia;nos encontramos en la civilización del "usar y tirar".Los impactos que recibimos durante el día es una pasada,desde que salimos de casa a trabajar cogemos el coche y vemos esa vaya publicitaria,paradas de bus,anuncios publicitarios en la Tv,móvil,internet,etc.etc...El números de impactos es enorme,estamos rodeados y nos bobardean constantemente,los medios de comunicación nos animan a consumir a pasos agigantados y en plena "crisis".

Se necesita que el matrimonio trabajen los dos,los hijos los cuidan y educan manos extrañas,por muy conocido que sea,lo mismo ocurre con los familiares mayores o enfermos en las residencias.Las comidas familiares se pierden cada uno come por su cuenta,donde se reunían los padres e hijos eso se está acabando.Aumentan las enfermedades "nuevas" depresión,stress,fatigas,ansiedad.etc.Las generaciones anteriores accedían al matrimonio con el convencimiento de que las estructuras sociales o religiosas iban a propocionarles las fuerzas necesarias para vivirlo con éxito (las gracias del matrimonio).Hoy todo el mundo sabe que el matrimonio,al igual que ocurre en una fonda de mala muerte,no se va a encontrar más aquello que se ha llevado.Por eso nuestros jovenes se acercan hoy al matrimonio con mucha precaución,después de pasar etapas de relaciones sexuales a todos los niveles.Dudan de si mismos;estan empobrecidos de fe y van hacia el exterminio de los valores básicos de la vida espiritual.Este es el mundo que nos ha tocado vivir y no se puede cambiar.
Sinceramente parecemos más ricos de lo que lo fueron nuestros mayores, pero creo que somos bastante más pobres.

Nos toca sufrir en la manipulación de la conciencia.Los grandes medios de comunicación han conseguido generar una mentalidad hedonista,individualista,relativista y utilitarista.Y acabo con un pequeño analisís hecho hasta aquí representa sólo sintomas de una enfermedad esencial.El síndrome más profundo que padecemos es nuestra apatía espiritual,una pasividad sin ambición ni creatividad,falta de pensamientos intrépidos y mente clara.Vernos cómo un grupo de victimas es signo de ese vacio espiritual.
¿Cuál es el deseo de Dios? Bendecirnos, prosperarnos, rodearnos de personas de buena fe, colmarnos de toda prosperidad, ese es el deseo de Dios, El dio su palabra, El hizo un pacto, nosotros somos gente de pacto,  hijos de un Dios que es padre, que es generoso y no una sociedad de consumo.