Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

martes, 3 de febrero de 2009

Pienso en lo mejor para mi hijo

Como padre que soy de mi hijo soy un "Dios" para mi hijo;si quiero lo hago cristiano,si quiero,lo hago gentil,si quiero,lo hago protestante,si quiero,lo hago ateo.En su alma puedo sembrar con seguridad lo que quiera: la verdad,el error,el amor,el odio,el pudor,la desvergüenza,la piedad,la irreligión.Todo lo aprenderá,lo que oiga y lo que vea.Le puedo convertir en ángel o demonio.El niño lo ve todo,lo observa todo,lo imita todo:lo bueno y lo malo,lo fisico y lo moral.
De nuestros padres aprendemos la lengua,las costumbres,la religión,los ademanes (movimiento o actitud del cuerpo o de alguna parte suya, con que se manifiesta un afecto del ánimo. Con triste, con furioso ademán.)hasta el modo de mirar y de reir.Fisícamente heredamos de ellos la sangre, las inclinaciones,el carácter;pero por el contacto y la educación,nos parecemos a ellos en infinitas cosas menudísimas,que copiamos de ellos insconcientemente.
No damos el valor de nuestros educadores la importancia que se merece.Si es un educador virtuoso,hara colegiales virtuosos;si no lo es no lo hará.La vida de los educadores influye intensamente sobre el corazón del niño.Influye mientras se educa,si se le sabe educar,y con tanta mayor eficacia cuanto mejor sea el sistema de educación,y el educador más virtuoso.
Muchos que cuando colegiales llevarón la vida con amargura de ir en un colegio católico,religioso,no vacilan en enviar a sus hijos al colegio que les educó.Es que con los años aprecian el bien de la educación,preferiendola a cualquier otra,más libre y gustosa,pero menos fecunda y formadora y todo por culpa de un Gobierno laicista en borra de la faz de la tierra la religión católica de más de dos mil años de antiguedad.
El alma es naturalmente cristiana y por eso el niño acepta sin vacilar las verdades de orden moral: la existencia de Dios,del cielo,del infierno,del pecado,de la virtud.Todo es tan conforme a razón,que no duda de su verdad.