Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

viernes, 20 de febrero de 2009

Llega el carnaval; ¡ a divertirse!


Hay que divertirse como sea y esa palabra es simpática; a nadie le cae mal,aunque cada uno la interprete a su manera.Divertirse sanamente es apartarse;es descansar de una ocupación;cambiar de tarea.Es distraerse;fijar la atención en otra cosa interesante.Para mí es recrearse;volverse nuevo,poner "a tono" y reconquistar energias y el empuje anteriores.
Divertirse se haya convertido sinónimo de pasatiempo ameno y agradable para el cuerpo o para el espiritu;de pasarlo bien.Asociada unas veces al necesario descanso y otras a la simple búsqueda de todo lo placentero.Por este camino,cuando las normas morales no existen,llega a convertirse frecuentemente la diversión en sinónimo de pecado para muchas gentes.Pero...

La fiesta la ha inventado Dios,tanto para el cuerpo comoi para el alma;tanto material com espiritual.Nadie puede estar siempre ocupado en el trabajo incesante.Se cansa los ojos,los musculos,la inteligencia,el cuerpo y entra una "mala leche"  en el cuerpo.La diversión y el descanso no son un capricho,sino una necesidad imprescindible.
Las diversiones han sido siempre tema de discusión entre nuevas y viejas generaciones;varian sus formas,son reflejo de actitudes morales y sociales,culturales y económicas.Nuestros hijos viven la fase más dura y difícil de la vida;también la más hermosa.Y tienen que descibrir día a día cuál es el secreto que les permitirá vivir prohibiendose a sí mismos lo que no debe ser vivido.Esto tiene una aplicación diaria en la diversión.