Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

lunes, 8 de diciembre de 2008

A montar el Belén


Yo, cuando llegan estas fechas, todos los años me digo:No compro más figuras,pero al final, no se que pasa, que siempre acabo comprando. Porque por mucho que te niegues, hay algo de ti, que te empuja a comprar esa figura que tiene que encajar al Belén (como una ciudad,pero en el comedor de casa).
Así que unas semanas antes de Nochebuena, mi familia reúno y sacar las cajas de zapatos donde tienes guardado el Belén. Lo primero que te encuentras es que la mayoría de las figuritas están rotas.(bolas de cristal) Pero te apañas con lo que tienes. Que las palmeras están despeluchadas...les pones algo de musgo por encima y ¡ya esta.!Al final acabas comprando la sustituta y la que falta.

Cuando esta ya montado, todavía no ha terminado la operación...Ahora hay que iluminarlo...primero desenredar la madeja de lucecillas del año pasado y cuando lo consigues, hay que poner una lucecita detrás de cada palmera, otras en cada casa y dos gordas mas intermitentes en el portal y una estrella con lucecitas;y el árbol que esa es otra. Montar el Belén suele acabar con un ataque de nervios..... porque el niño quiere poner un dinosaurio,caballero templario,etc.. y acabas con un disgusto ,pero reconciliador.Bueno, ya tengo puesto el Belén y el árbol que esa es otra.Recomiendo el árbol artificial(el natural se deja vivir,aunque nazcan para para el consumo y luego tirarlos y baratos no son)

Jesús forma parte indisoluble de nuestra identidad occidental, sin que ello suponga desdoro de otros credos. Estos días, el rito católico quiere que celebremos su nacimiento como la mayor parte de nosotros venimos haciendo desde nuestra infancia. Es, más allá de la ceremonia, una fiesta para reunirse con la familia y renovar nuestros votos por una vida mejor, a semejanza de Jesús el Nazareno.