Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

martes, 4 de noviembre de 2008

La fuerza de orar.


Durante muchos siglos el hombre utilizó casi exclusivamente,la fuerza animal;recientemente,la fuerza eléctrica;más tarde,la fuerza atómica.Y en todo tiempo,la fuerza del dinero,de la política,del poder,de los instintos de todo tipo.
Pero también existe una fuerza que casi nadie ya considera como tal,a pesar de que supera a todas las demás,para mí la "oración".Es una energía casi siempre sin explotar,por la cual Dios se hace débil y el hombre fuerte;una manera de poner a nuestra disposición la omnipotencia divina y de elevar indefinidamente nuestras posibilidades de acción.Practicar la oración como Dios manda,es disponer de energias sin límites conocidos.Y nunca ser humano se esxpresa mejor su condición de criatura que cuando está orando.


Orar es ponerse de rodillas ante Dios,Jesús;caer en la cuenta de que existe y estamos en sus manos.Dejar la vida en su presencia,por eso es lo más fácil que hay en la tierra y en nuestra existencia humana;no se necesita ser sabio,ni rico,ni estimado.Algo lo cual basta pensar,desear,hablar y actuar.La oración es la mirada interior del alma dirigida hacía a Dios/Jesús por la fe y el amor.Todo cuanto tenemos y tal como lo tenemos en el corazón.
En el fondo no existe más para mí que una manera de orar,hacerse presente a Dios/Jesús con el amor;y,que hay maneras de orar:vocal y mental:Aunque no debe nadie atarse a fórmulas y es preciso saber que se ora sobre todo con la vida.Porque,sino lo está el cuerpo,el alma esté continuamente de rodillas ante Dios/Jesús.Es alabar a Dios