Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

martes, 29 de abril de 2008

Orar es hablar a Dios


Orar es ponerse de rodillas frente a Dios;caer en la cuenta de que existe y estamos en sus manos:dejar la vida en su presencia:Por eso es lo más sencillo que hay en la tierra y en la existencia humana;algo para lo cual no se necesita ser sabio,entendido,ni rico ni pobre.Algo para lo cual basta pensar,desear,hablar,actuar.Y para toda persona es natural ejercitar estas funciones en su interior.
La oración es la mirada interior del alma dirigida hacía Dios por la fe y el amor;es decir,una manera de levantar el pensamiento y el corazón a Dios para lograr el encuentro con el Creador;pensar y hablar con Dios es conversación íntima y familiar,como corresponde a los hijos de Dios en cuyo corazón el Espíritu Santo está gritando,Padre,padre mío.Manifestando cuanto en el interior se siente sentimientos y alegrías,temores y esperanzas,proyectos y aspiraciones,penas y sastifacciones.Todo cuanto tenemos y tal como lo tenemos en el corazón.Este dialogo nace espontáneamente de un conocer a Dios y conocernos a nosotros mismos,un saber quie es Dios y quienes somos notros y estar convencidos de su infinito poder y bondad y de nuestra profunda miseria y necesidad.
Nuestra oración es un medio imprescindible para la vida Católica,cristiana y conseguiremos la gracia a través de la oración.En el fondo no existe más que una manera de orar,hacerse presente a Dios con nuestro amor.De manera que Jesús esté presente en nuestra vida cada hora,de manera que, si no lo está el cuerpo,el alma esté continuamente de rodillas ante Dios.
De esta manera Jesús sigue manteniendo una presencia viva en nuestra Iglesia,una presencia activa;por qaue es El es la cabeza del cuerpo místico.