Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

martes, 15 de abril de 2008

Educar con amor y disciplina.


El amor impone a cada uno el dominio de los propios gustos y caprichos a unas normas que defienden los intereses de la familia entera.Por tanto,el verdadero amor debe conjugarse con una disciplina y unas normas que regulen la vida en el hogar.Nosotros los padres nos encargamos de imponerla cuando no se la exige cada uno por si mismo.si no lo hicieramos desaparecería su autoridad,se impondría el egoísmo y reinaria la anarquía en la casa.


Por desgracia,vivimos en una sociedad de consumo en la cual el desorden,la indicisciplina,la falta de respeto y el capricho invaden muchisímos hogares.Capricho para la vida sexual,para la búsqueda de comodidad en cosas totalmente secundarias,para no molestarse en hacer esfuerzos,para no imponerse puntualidad en horarios previstos,para rechazar todo sistema de ahorro. Y todo ello se refleja en una niñez y una juventud indisciplinadas,caprichosas,débiles y aburguesadas;una juventud nada dispuesta a someterse a normas,anárquica,táctil a la desesperación hasta la delicuencia y el suicidio,inestable y llena de malestar inscociente.Muchas firmas comerciales se quejan de esta indisciplina y se resisten a emplear nativos.Y los informes de colegios dan cuenta del aumento de la irresponsabilidad,de la despreocupación por el estudio y de la falta de orden y disciplina.Todo ello indica que no hubo verdadero amor en casa,o que fue un amor-merengue,sin la compañía de la disciplina.


Nuestros hijos deben entender que la disciplina les traerá enormes ventajas a la larga;nosotros comprenderemos que nuestros ejemplos enseñaran más que muchos discursos.Es preciso que nosotros demos ejemplo a nuestros hijos solo se logra a base de sacrificio.


Hoy en dia es dificil hablar,educar y enseñar bien,nuestro primer enemigo es la televisión basura que dan hoy en dia,la forma de hablar mal y la falta de respeto y eso se transmite.


Reciban mis cordiales saludos.