Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

domingo, 2 de marzo de 2008

Un fin de semana movido.


Este fin de semana a sido un poco agotador,el sábado trabajando una vez finalizado corre rápido al campo de fútbol que estaban esperando mi mujer e hijo.Empezó el partido con una lluvia de goles a favor del equipo de mi hijo 0-11 campo contrarío,están que se salen,luego a comprar en la gran área de superficie,total que llegamos a las 15.00 pm; y después a la inauguración del cartel de semana santa con mi compañero y concejal Sr.Jose manuel y una vez finalizado el acto corriendo a la reunión de vecinos de la escalera de mi suegra.

Una vez que entro en mi casa mi suegra me dice que la acompañe a su casa,vamos para su casa, la dejo y dirección a mi casa entro por la puerta,pienso (por fin ya estoy aquí)de repente suena el timbre de la portería ¿quien será a estas horas? ¡ mi cuñado! me llama anunciando que mi suegra se había caído al suelo y la ambulancia se la habían llevado al hospital.Mi mujer rápidamente tuvo que ir al Hospital hasta que terminaron en hacer todas las pruebas pertinentes, todo acabó con un susto,pero bien un pequeño golpecillo.Llegaron alas 2.00 am de la madrugada del domingo.

Ellas mientras dormían yo y Martín(jr) cogimos el coche y nos fuimos a la ermita siendo una vez más este cuarto domingo Cuaresma que nos trae el fabuloso relato sobre el Ciego de Nacimiento que narra San Juan en su evangelio. Es uno de los textos evangélicos más dignos de meditarse y tenerse en cuenta. Un ciego que, además de recobrar la vista, se convierte a la Luz Verdadera del Mesías. Ojalá que a nosotros mismos nos llegue esa Luz de Conversión y Amor en estos días en los que ya se vislumbra el final de la Cuaresma,que bien lo necesitamos tal como están las cosas.
Tenía la ilusión de hacerse una foto con el Padre Jaime y después nos acerquemos a un parque forestal a tomar un piscolabis que a estas horas lo pide el cuerpo.
Reciban mis saludos cordiales.