Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

domingo, 9 de marzo de 2008

Marcos y su hermana Estrella en momentos dificiles ,¡aquí estamos!

Una persona a la que yo conozco amigo y compañero de Partido "Simplemente yo" está pasando por unos momentos muy difíciles.Hace unos dias me dió una mala noticia su hermana que tambien es compañera de Partido le han diagnosticado un cáncer. Como sé que a veces se pasea por aquí, quiero que sepa que estoy a su lado y al lado. Son como nosotros Familia Católica, y quiero que sepan que estamos con ellos. Que ahora más que nunca queremos lo mejor para ellos y en especial para Ella, y que estamos seguros que podremos seguir riendo y disfrutando juntos mañana y durante muchos mañanas. Va por ellos este mensaje de optimismo y esperanza que mis compañeros de blog lo hacemos llegar y empiezo por esta oración de Jorge y Martin Tatalean de "Travesia por la vida"

"El Señor creó la tierra y los remedios y el hombre sensato no los desprecia. Hijo, en tus enfermedades no te impacientes, sino suplica al Señor" (Eclo: 38:4,9)

"Con la ayuda de Nuestro Dueño Cristo,Dueño Salvador el cual Dueño está en la gloria y Dueño que tiene el mando con el Padre,con el Espiritu Santo en los siglos de los siglos:Hágamos Dios omnipotente hacer tal servicio que delante de su faz gozosos seamos.Amén"


La Hermana Máriam Mudarra que le estoy muy agradecido por dos veces una por escribir un articulo en mi blog y la segunda por escribir esta carta para mi compañera y hermana de mi amigo Marcos.

Hermana Máriam muchas gracias y a los compañeros Jorge y Martin de Travesia por la vida y a mis compañeros de blog,de "links"Arce,dos corazones,dorly,icue,lojeda,averigualo vargas,mis razones,Koinonia,falasagotica,emy,oscar.....

Hermana Máriam

Ante el dolor:

El dolor es un misterio, no tiene explicación, no se puede dulcificar con bonitas palabras, pero es un hecho que está presente y no lo podemos negar. Hablar al que sufre se hace difícil porque los argumentos que tenemos se nos ahogan en la garganta y nos quedamos mudos. ¡Misterio de la Cruz! ¡Qué amor tan grande el de Jesús, que aceptó sufrir para enseñarnos a vivir.


Cuando nos encontramos ante el sufrimiento, la primera reacción, casi inevitable es la rebeldía y el interrogante: ¿por qué? Y ese interrogante se lo dirigimos a Dios sin ser totalmente conscientes que Aquel a quien le dirigimos nuestra protesta está instalado en lo más alto del dolor, en la cruz.


La respuesta a nuestro interrogante siempre viene de lo alto de la Cruz, aunque al principio no seamos capaces de percibirla, porque nuestro sufrimiento nos hace ser un poco egoístas y no vemos más allá de nuestro dolor. Cuando escuchamos la voz de Jesús que nos dice en nuestro interior “Ven, toma tu cruz y sígueme”, cuando entramos en ese camino interior de Cristo Doliente, entonces cesamos en nuestra rebeldía, tomamos la cruz y nos abandonamos a El, le adoramos y descubrimos el sentido salvífico y el misterio de la Cruz. Es en este momento cuando somos visitados por la paz y la alegría. En este momento es vencido el dolor y la muerte. Y esta es la manera más eficaz de eliminar el sufrimiento.


Aquí estoy, ante Cristo Crucificado, en oración y súplica para orar por ti. A ti que sufres y vives en tu carne el dolor de la enfermedad. A ti que has sido elegida –aunque no lo comprendas- para amar a través de tu aparente inutilidad, de tu limitación física, de tu falta de energía para afrontar el reto de vivir.

Quiero hacer mío tu dolor, quiero ayudarte a llevar esa pesada cruz con la fuerza de la oración; compartir y unir mi vida a la tuya para susurrarte al oído: ¡ánimo! ¡Dios te ama! El amor de Dios se ha posado sobre ti y en tu debilidad se manifiesta su fuerza de manera inequívoca.


Decirte que aceptes el dolor podría parecer algo cruel, pero decirte que no dejes de amar, es algo que como hija de Dios no debes olvidar. ¡AMATE! ¡SI! Amate a ti misma no dejándote llevar del desánimo, de la angustia, de la tristeza, del sinsentido. Ama lo que te rodea porque tu vida es un testimonio y presencia de Dios, tu vida es necesaria para nosotros que nos miramos en ti; tu vida es un regalo de Dios y tú misma eres un regalo para los que te aman.


¿Es voluntad de Dios que sufras? ¡NO! Dios no quiere que nadie padezca, ya lo hizo El por todos nosotros, pero la débil humanidad tan frágil y necesitada se debilita. ¡No te rindas! Tienes un alma grande y la gracia de ser hija de Dios, una hija favorita con la presencia y asistencia de su Espíritu Santo, que es la fuerza de los débiles.


Desde mi ser contemplativo, desde mi vida entregada al Amor y en El a toda la humanidad, ofrezco mi oración para que recibas la fuerza de lo alto: la paz, la disponibilidad, la reconciliación contigo misma, la capacidad de amar y de entregarte al Amor.


A ti, mujer. Sé señora de ti misma con la ayuda de otra Mujer que no quiso abandonarse ante el sufrimiento de su Hijo. María la fiel, la fuerte, la perseverante te acompañe en todo tu proceso de aceptación del Amor de Dios sobre ti.


Fuertemente unida a ti en tu dolor, te acompaña una monja trinitaria desde el silencio de su vida escondida en Dios-Trinidad.


Sor Máriam Mudarra


Gracias a todos uds por vuestro apoyo.Que Dios os guarde por muchos años.