Alter-ego™

Todos los derechos reservados. © Copyright Anno MMVII
"la ignorancia de Dios,proviene de la ignorancia de uno mismo".

miércoles, 13 de febrero de 2008

Zp nos da motivos para creer.


Nosotros los católicos vivimos en una tierra profundamente católica-cristiana,donde nuestros antepasados los Romanos han vivido profundamente la fe y nos dejaron esta herencia hasta la fecha actual.No hace falta más que ver cómo está todo plagado de iglesia,ermitas,catedrales...Tantísimos misioneros esparcidos por todo el mundo en ayudar al prójimo y divulgar la fe.

La iglesia católica somos todos,no sólo los obispos,exactamente lo que ha dicho nuestro amigo "legionarius" en la contestación anteriormente en el post.No nos callarán nunca.Los fieles católicos cada vez hablamos más alto.Estamos comprometidos con la verdad y la dignidad del hombre.En esta ciénaga de corrupción y cobardías,donde unos hombres quieren dominar a los otros mediante el poder y el dinero.

El documento de la Conferencia Episcopal es impecable,exquisito en sus matices y, sobre todo,repetitivo.Todo lo que en él se dice sobre moral sexual y familiar,sobre el aborto y la defensa de la vida,sobre la inmoralidad del terrorismo ya estaba dicho por los Obispos en documentos anteriores,no es de ahora.

Ahora Zapatero con su eslogan "Motivos para creer",si,han leido bien:el verbo creer,nos pide que creamos en él.¿como podemos confiar en quien nos miente? ¿podemos creer en la eutanasia y el aborto? eso si me lo creo más de él.

El laicismo radical tiende a expulsar a Dios de todos los espacios públicos,lo cual,de suyo,conduce a una de las patologías de la democracia,la del libertinaje y la anarquía,si Dios no existe,todo está permitido.

Por eso la Iglesia defiende su derecho y su lugar como alma de la sociedad;y le brinda principios,gracia de Dios y directivas,contribuyendo a que exista una democracia sana y no una democracia anoréxica.

La razón,la libertad,la justicia,la paz y los derechos humanos son frutos que surguieron de raices católica-apostolica y romana.

Me quedo con una frase de la Catapulta:
Caer está permitido. ¡Levantarse es obligatorio!